Blog

Claves de psicología infantil, ayuda a tu hijo a ser féliz

el 01/02/2018

La familia es un sistema que evoluciona y se desarrolla constantemente (nacimiento del primer hijo, hijos en edad escolar, etc) con sus propias reglas y tareas.

En la consulta de psicología infantil cada vez observamos más las necesidades de los padres para entender y manejar los cambios y diferentes etapas de desarrollo por las que transitan familias e hijos.

En este desarrollo habrá acontecimientos “esperables” o propios del ciclo vital (primer parto, nacimiento del segundo hijo, inicio de la vida escolar, adolescencia, jubilación, etc.) y/o otros “accidentales” (divorcio, segundos matrimonios, acoso escolar, , etc) que provocan que tengamos que adaptarnos a nuevas formas de relacionaros y distintas normas y organización.

¿Qué podemos hacer los padres y madres para ayudar a nuestros hijos e hijas?

1º CLAVE.  Conocer los distintos momentos evolutivos de vuestros hijos e hijas.

En cada momento se crean necesidades distintas según la etapa en que se encuentren bebés y niños con la relación familia, con el entorno escolar, o adolescentes con los cambios corporales, interacción con los padres, amigos y personas del sexo opuesto.

2º CLAVE.  Afecto y apoyo como base en todas las etapas.

Estar disponible y accesible, responder a sus necesidades, señalar su lugar y darles respuestas atendiendo a sus emociones.

3º CLAVE.  Facilitar la comunicación día a día.

En situaciones estresantes o fuera de control, facilitar la situación con el acercamiento para que se expliquen, ayudarlos a poner palabra a lo que sienten, preguntarles por lo que necesitan o por sus iniciativas así como generar confianza para que nos pidan ayuda o consejo.

4º CLAVE.  Ejercer un “Control” en su justa medida

Cuando hablo del control de los padres y madres hacia sus hijos me refiero al establecimiento de normas, límites y responsabilidades, a la vigilancia o supervisión directa (para intervenir ante el comportamiento no adecuado) y a la monitorización como conocimiento (de las actividades, los lugares a los que van, y las relaciones o amistades).

Si no existe este control, los hijos no aprenden de este contexto seguro, ni a autocontrolarse ni a protegerse, si es excesivo puede generar rebeldía y problemas de conducta, y si es moderado y adaptado al crecimiento de nuestros hijos les aportamos un contexto estructurado que van interiorizando y haciéndolo suyo, y les enseñamos a alejarse de situaciones peligrosas, amistades conflictivas y problemas.

5º CLAVE.  Ayudar a que adquieran autonomía

Como en cualquier aspecto de la educación, los padres y madres también somos modelos, y cada etapa va a necesitar cambios en el sentido de ir cediéndoles a los hijos e hijas espacio, decisión y responsabilidad. Desde la dependencia absoluta, a la creación de una rutina diaria (sueño, comida, higiene, etc.), a que entiendan lo que está prohibido, a permitirles elegir entre opciones y ser firmes en otros momentos donde no pueden elegir, a hacerse cargo de tareas propias, etc.

6º CLAVE.  Coherencia como seguridad

La coherencia en la educación es fundamental para transmitir seguridad en el mensaje que nuestro hijo o hija recibe de nosotros. En todos los aspectos antes mencionados, afecto, comunicación y control, los beneficios que conllevan son mayores si existe una complicidad, una coherencia de las dos partes que educan. Por el contrario, su falta puede llevar a comportamientos desafiantes, ansiedad, inseguridades y otros problemas emocionales.

Si tu hijo necesita vuestra ayuda, sabrá que puede acudir tanto a uno como a otro porque podrá adelantarse a que estaréis accesibles, atentos y dispuestos a responderles.

Nada es comparable a la felicidad de nuestros hijos, esperamos que estas claves extraídas de la experiencia como madre y del trabajo diario con niños, adolescentes y familias en la consulta de psicólogía infantil os sirvan.

Un saludo a todos los lectores de nuestro blog.

Compártelo si te ha gustado

info@sospsicologos.es